Cuidado de eQuipos

Cuidar los equipos a través de un ejercicio reflexivo de trabajo, contención y creación

 

HOY MÁS QUE NUNCA

Hoy, más que antes, los diferentes grupos y equipos de trabajo se han visto sometidos a una altísima exigencia, la que además está acompañada de incertidumbre, condiciones precarias para trabajar y de las propias dificultades que toda participación en un grupo o equipo implica.

La situación social del país provoca además que estemos expuestos permanentemente a diferentes tipos de violencia. Por otra parte, las demandas sociales chocan con una escasa capacidad de escucha que tienen las autoridades, apareciendo una fuerte sensación de frustración con la que también hemos empezado a convivir.

Particularmente los equipos vinculados a la salud en general y a la salud mental, son cada vez más conscientes de lo paradojal en relación a sus exigencias y sus condiciones laborales. Esto se traduce en constantes e interesantes demandas para propiciar cambios estructurales, pero también en un ejercicio constante de reflexión y cuidado de los propios equipos, que es un ejercicio que en todo momento es bienvenido, hoy más que antes.

ANTE DIFERENTES SEÑALES

Son de variado tipo las señales que presentan los miembros de grupos o equipos de trabajo que evidencian el malestar subjetivo, institucional y social. Algunas de esta señales son fácilmente interpretables como parte del trabajo, naturalizando en ocasiones la repetición de dichas prácticas:

 

  • Licencias médicas por estrés, evitación de cierto tipo de actividades)
  • Agotamiento
  • Desmotivación frente a temas que antes suscitaban interés y entusiasmo
  • Falta de proyección
  • Sensación de incapacidad en la ejecución o planificación del propio trabajo
  • Aislamiento en la ejecución de algunas tareas 
  • Sensación de soledad 
  • Falta de compromiso con los objetivos grupales o con aquellos que dirigen el trabajo
  • Reacciones sintomáticas o psicosomáticas

Este tipo de reacciones y prácticas, no debieran jamás constituir un hábito de una persona que trabaja con otras personas, como ocurre particularmente en profesionales de la salud mental. Sin embargo, cuando aparecen otro tipo de señales, que ya son de carácter derechamente improductivo, suelen interpretarse como consecuencia de un problema personal del profesional y la correspondiente sugerencia de enfrentarlo de manera también individual. Con ello se inicia un silencioso pero eficiente proceso de patologización de una dificultad que en su origen, tuvo un carácter colectivo, organizacional y/o administrativo.

LA NECESIDAD DE CONECTAR EL TRABAJO CON LA CONTINGENCIA

Se trata entonces de una urgencia ¿Cuál? lograr contar con espacios de diálogo, reflexión conjunta y trabajo de los equipos, destinado a conectar la contingencia nacional, la realidad por la que atraviesa el país, con la propia experiencia de trabajo. Para los miembros de los grupos y equipos esto debiera resulta una tarea fácil, pues es indudable que existe una conexión directa entre lo que está pasando y las condiciones laborales sobre las cuales se opera, particularmente en los espacios de atención directa a otras personas y los equipos que trabajan en salud mental púiblica.

Este ejercicio de conexión no debe corresponder a una simple constatación de lo difícil que son los tiempos que corren, sino que un diálogo entre compañeros de trabajo que van delinieando todas las hebras que conectan (y que en ocasiones amarran) los diferentes ámbitos de su propio trabajo con todo lo que ha venido pasando en Chile y las demandas sociales que ahora se hacen presente.

OFRECER ESPACIOS DE TRABAJO, CONTENCIÓN Y CREACIÓN DESDE ESQULTURA

esQultura es una sociedad de profesionales cuya misión contiene la idea de trabajar el bienestar y la salud mental desde una lógica que se aparta de la única tradición de la psicoterapia y farmacología como dispositivos. Promueve un escenario amplio de desarrollo de prácticas, algunas naturales de los grupos/familias/organizaciones y otras creadas ad hoc, que fomentan el bienestar entre las personas. Para más detalle ver aquí.

Desde este lugar, que es también una casa que cuenta con ciertas condiciones para el desarrollo de trabajo en grupos y en equipos, es que se ofrece la realización de actividades que no sólo operan como espacio de conversación y contención (que se entiende que hoy más que nunca se hacen necesarios), sino que también para la generación y creación de nueas prácticas que, siendo muy propias de cada equipo de trabajo, puedan responder a necesidades que son también de orden singular.

TIPOS DE ACTIVIDADES QUE SE OFRECEN (TIPO 1, TIPO 2, TIPO 3, ETC.)

Estamos trabajando todavía este tipo de actividades

FASES.

Todo trabajo que realiza esQultura, con cualquier grupo o trabajo requiere de una serie de fases, de lo contrario pudiera transformarse en la realización de una actividad demasiado puntual o antojadiza que no apela de manera directa a la necesidad de lo que se demanda. De hecho la misma definición de si se tiene un grupo de trabajo o un equipo de trabajo, puede tener ya un carácter interventivo. En esta lógica es que se consideran las siguientes etapas que se deben atravesar para llegar a realizar una ayuda efectiva:

Acercamiento/diagnóstico

Identificar a través de distintos métodos (encuestas online, entrevistas individuales, grupales, encuentro con la primera línea) los distintos factores que se ponen en juego en la dinámica que da origen, dirige y motiva al grupo a la demanda de contar con ayuda externa. Esto permite comprender cuáles son los problemas que emergen actualmente e historizar el grupo, para observar problemáticas que pueden traerse desde antes, por factores externos a ese equipo en particular. También con ello se pueden seleccionar variables transversales al funcionamiento del grupo, así como necesidades puntuales (organizaciones, gremiales, personales, técnicas, de formación) que se ponen en evidencia al momento de encontrar dificultades en el trabajo. El resultado de la fase permite establecer claramente objetivos que respondan a dicho diagnóstico acercamiento creado de manera conjunta.

Negociación/preparación

En conjunto con la contra parte, coordinadores del grupo, supervisores o bien representantes del propio grupo que son los que operan como factor de decisión, se generar un plan de acción basado en los objetivos que se han definido en la fase anterior. Esto aclara las acciones a llevar a cabo e intervenciones específicas, ajustando expectativas y conocimientos previos del funcionamiento del equipo con las condiciones de su realización, en términos de tiempo, espacio, participación, logro, entre varios otros.

Ejecución/creación

Puesta en marcha del plan de acción

Evaluación/construcción

Evaluación por parte del grupo de la intervención vivida; Detección de expectativas futuras; Detección de emociones emergentes con respecto al trabajo y al equipo; Identificación del abandono de antiguas creencias y/o prácticas que dificultaban el trabajo; Puntualización en los aprendizajes adquiridos y construcción de planes futuros de acción; Evaluación de los miembros del grupo o equipo de los profesionales y los dispositivos que se trabajaron en la actividad (retroalimentación al equipo esQultura)

Seguimiento/continuidad

Estamos trabajando todavía este punto

CONDICIONES: Dispositivos realizables de manera gratuita, financiada, modalidad colaborativa

Estamos trabajando todavía este punto

Equipo de profesionales disponible, temáticas disponibles

Estamos trabajando todavía este punto

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *